Higuerote, 25.10.2014
 
PROCEDIMIENTO A SEGUIR CUANDO SE DESPIDE A UN TRABAJADOR QUE NO GOZA DE INAMOVILIDAD. PDF Imprimir Correo electrónico

Como punto previo debe recordarse que, en nuestro país existe un Decreto de Inamovilidad Laboral que ampara a casi todos los trabajadores; quedan exceptuados de los beneficios de este Decreto, los trabajadores que  sean de dirección o de confianza,  temporales, eventuales, ocasionales, los trabajadores que devenguen   una cantidad mayor de  tres salarios mínimos mensuales o aquellos que no tengan más de tres meses de antigüedad en el trabajo. Estas clases de trabajadores no estarán amparados por las exigencias del decreto de inamovilidad, el cual  establece, que para despedir a un trabajador,  debe previamente, solicitarse la calificación de la falta por ante el Ministerio del Trabajo y obtener la correspondiente autorización para despedirlo.

Los trabajadores exceptuados, antes enunciados, aparte de no gozar de inamovilidad laboral, pueden ser despedidos sin tener que pagárseles la indemnización establecida en el artículo 125 de la LOT.

Ahora bien, hay trabajadores que son permanentes, tienen más de tres meses laborando para una empresa, devengan un salario mayor del equivalente a tres salarios mínimos y no son de dirección o de confianza. En estos casos, aunque el trabajador no goza del derecho de inamovilidad establecido en el Decreto Presidencial, si es despedido injustificadamente tendrá que pagársele la indemnización contemplada en el artículo 125 de la Ley Orgánica del Trabajo. Si el patrono  considera que el despido es justificado, está en la obligación formal de notificar al tribunal laboral del despido  efectuado, dentro de los cinco (05) días hábiles siguientes a la fecha en que se haya hecho el despido, por que de no hacerlo, el despido se considerará injustificado y el trabajador podría demandar el pago de su liquidación laboral con la inclusión de las indemnizaciones establecidas en el artículo 125 señalado o pedir el reenganche y pago de salarios caídos, pero para este último caso es necesario que el trabajador no haya querido recibir  el monto de su liquidación laboral con el pago adicional contemplado en el artículo 125.

En todo caso de despido justificado, recomendamos que en la carta  que informe al trabajador de su despido, se coloque con detalle y exactitud, cómo, cuándo y dónde sucedieron los hechos que dieron lugar al mismo, ya que estas causas deberán ser las mismas que se aleguen en el escrito que se dirija posteriormente al tribunal notificando el despido. Si no se colocan las causas del despido en la carta dirigida al trabajador y éste  demanda por un supuesto despido injustificado, aunque se haya hecho la notificación al tribunal oportunamente, se tendrá como injustificado el despido debido a que en la carta inicial hecha al trabajador  no se señalaron causas justificadas para que se haya efectuado el despido.

 

Enrique Herrera Silla
Abogado.



 

Especialistas en Cobranza de Morosidad en Condominios

Servicios Jurídicos

Somos asesores de administradoras y juntas de condominio

Propiedades nuevas

Casa Chirimena
Alcatraz Suites
APARTAMENTO BAHIA AZUL (VISTA LINDA) HIGUEROTE